La alcachofa: puro corazón, puro sabor

La alcachofa: puro corazón, puro sabor

En plena temporada de su esplendor, no podíamos dejar de rendir tributo a uno de los productos murcianos por antonomasia: la alcachofa (también conocida alcacil o alcancil en nuestra tierra, junto a alcaucil, como en otras zonas del sur peninsular o Latinoamérica).

En octubre, con la llegada de los primeros fríos, llegan a los mercados las alcachofas más jugosas: puros corazones verdes, sabrosos, tiernos y apetecibles. En El Caldero elegimos siempre en nuestros mercados de referencia las alcachofas premium, obviando otro tipo, más espigadas, pequeñas, resecas y ennegrecidas.

La Región de Murcia es tierra de alcachofas. De hecho, en esta comunidad autónoma se cultiva un porcentaje muy alto de ellas al año en nuestro país: en Murcia se cultiva la mitad de la producción española de este producto, unos 100 millones de kilos en más de 7.200 hectáreas.

Las alcachofas han constituido y todavía constituyen un importante alimento de nuestras dietas mediterráneas. Además de una importante materia prima para la industria conservera de la Región de Murcia, que los elabora principalmente como corazones de alcachofa enlatados y con los que se elabora una típica tapa murciana conocida como ‘mar y tierra’, en alusión al origen de sus ingredientes: una alcachofa en conserva y una anchoa en lo alto insertadas en un palillo.

Pero es que el encanto de la alcachofa no acaba en su fino sabor, amargo, pero con un regusto dulzón característico, sino que es una materia prima altamente recomendada en cualquier dieta saludable.

Entre sus principales propiedades, su contribución al alivio digestivo. Es de ayuda para el tratamiento de enfermedades como la anemia, la diabetes, la gota, el reuma y para los cálculos en la vesícula biliar.

El alcaucil es una herramienta potentísima en la lucha contra el colesterol: baja el colesterol alto, reduce el colesterol malo y aumenta el bueno HDL. Y en una vuelta de tuerca positiva, ayuda a combatir el exceso de los triglicéridos, colaborando nuevamente a reducir el colesterol de esta manera. Al contribuir en la reducción del nivel de colesterol en la sangre, mejora los problemas de presión arterial y previene las arteriosclerosis.

Disminuye el dolor abdominal, con las distensiones que podemos haber sufrido y también alivia la acidez.

En casos de estreñimiento, diarrea, náuseas, vómitos regula estos problemas para llevarlos a la normalidad.

Además, la alcachofa nos empuja a mejorar nuestra digestión y aumenta la eliminación del flujo de la bilis.

También debido a las fibras vegetales que nos aporta, es ideal para controlar el apetito, ya que absorbe el agua del estómago y produce una sensación de saciedad que puede ser vital para seguir una dieta estricta.

Y en cuanto a su aporte neto de nutrientes, es una perla: proporciona vitaminas A, B6, calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio, hierro, hidratos de carbono, así como proteínas y glúcidos que se transforman en azúcar, o lo que es lo mismo, en energía.

La alcachofa posee cualidades diuréticas, ayudando a la eliminación de líquidos del cuerpo, razón por la que resulta interesante en los casos de obesidad y para cualquier tipo de afección donde convenga la eliminación de agua y, por consiguiente, de toxinas, en especial en lo que se refiere al ácido úrico. La alcachofa, pues, está indicada en dolencias como la gota, la artritis o enfermedades hepáticas y circulatorias.

Pocos elementos en la despensa tan versátiles y poderosos como la alcachofa. Y en EL Caldero, conocedores de la flexibilidad que aporta a los platos, hemos hecho de la alcachofa un ingrediente estrella en muchos platos.

Por ejemplo, en el arroz con chato murciano y verduras, un must si quieres tomar arroz en Madrid. Y para los amantes de la carne, el guiso de cordero con alcaciles, y si apostáis por el verde integral, la melosa combinación de alcachofas y espinacas con uvas pasas y piñones y la suntuosa crema de patata de la Huerta murciana, presentando con una cálida temperatura que se deshará en tu boca. Y como no, uno de los platos señeros de la Taberna murciana, las revolconas murcianas de autor, donde unas crujientes alcachofas en tempura, junto a ajos tiernos fritos, habas confitadas y algunos trocitos de chato murciano, sirven de sostén al resto de la guarnición que iluminan la creación.

Como Reina del plato, como ilustre subalterna, la alcachofa siempre deja impronta. No te la pierdas en El Caldero.
Open

RESERVAS: Restaurante Murciano:   +34 91 429 50 44 (Calle Huertas 15)    ·   Taberna Murciana:   +34 91 501 61 90 (Travesía de Téllez 2)